Français Français English English Deutsch Deutsch Português Português Nederlands Nederlands
Fotos y vídeos de Francia
¡Bienvenidos en Aquiceará!

Criado a inicios de 2001, el sitio Aquiceara.com presenta cerca de 25.000 fotos y más de 300 vídeos de Francia, Brasil, China, Tailandia, Malasia, Egipto, Turquía, México…

Con mi esposa, vivimos en Fortaleza, capital del estado de Ceará, en el Nordeste de Brasil de 1984 a 1986. Volvimos a Francia con unas 800 fotos. Hice más fotos durante los viajes siguientes a Brasil a partir de 1997 y, a partir de 2004, unos vídeos.

Después de Aquiceara.com, tuve la idea de crear sitios sobre otros países tales como la China (photochina.org), Mauritania (adrar.net), Malasia (seemalaysia.eu) y Tailandia (seethailand.eu), así como la Francia y el mundo (shootingtolife.com). Naturalmente llegó el momento en que la administración de todos eses sitios resultó bastante complicada.

Como Aquiceara.com era el más antiguo y el más conocido, resolví reorganizarlo totalmente e integrar los demás sitios en lo mismo.

Un poco de técnica

Después de examinar varias opciones, llegué rápidamente a la conclusión que lo más sencillo seria… comenzar todo de nuevo. Durante varios meses, casi todo mi tiempo libre fue dedicado a este trabajo. En la fecha, el sitio incluye cerca de 22.000 fotos y más de 320 vídeos. El contenido textual siendo en seis idiomas (perdone la traducción – no es automática y el español no es mi lengua maternal), el número de páginas resulta seis veces mayor: Aquiceara.com representa unos 7 GB de dados, es decir 190.000 ficheros de 1 KB a más de 100 MB distribuidos entre más de 6000 archivos.

Pueden notar que todas las fotos no tienen el mismo tamaño. Por ejemplo, las fotos de Brasil son menores que las de China. Esto es porque provienen de versiones anteriores de Aquiceara.com. En 2001, es decir cuando fue criado el sitio, las conexiones todavía eran lentas. En Francia fue apenas a partir de 2005 que casi todos los usuarios tuvieron una conexión rápida de tipo DSL. Antes era preciso limitar el peso de los ficheros, especialmente gráficos, a más o menos 50 KB. En los sitios criados más tarde ya era posible presentar fotos más grandes. En las versiones más recientes tienen un tamaño de 1000 x 720 pixeles. La resolución fue optimizada para facilitar la visualización.

Claro, también es preciso tomar en cuenta la calidad de las fotos originales. Las fotos de los años 80 así como las primeras fotos digitales de los años 90 son mucho menos nítidas que las actuales. Es mucho más fácil obtener resultados satisfactorios con una máquina fotográfica actual de 12 megapixeles y un zoom estabilizado.

Gracias a la experiencia acumulada al largo de los últimos años, resultó más fácil establecer un proceso para crear un sitio del tamaño de Aquiceara.com. Para comenzar, coloco todas las fotos originales en un archivo para seleccionarlas y clasificarlas. Después retomo cada foto individualmente en modo manual. Esta operación necesita ser hecha manualmente pues a pesar de sus funciones automáticas, los resultados obtenidos con los programas del comercio no son siempre satisfactorios. Básicamente, solo se necesita ajustar el horizonte como en el caso de una foto de paisaje, reforzar algo el contraste, etc. Nada más. Cuanto menos, mejor.

Con algo de práctica, estas operaciones algo fastidiosas necesitan 4 a 5 segundos por foto. Además, cuando hay que retocar las 2000 o 3000 fotos, la eficacia es esencial. Este proceso da la oportunidad de rever todas las fotos del viaje y, poco a poco, de organizarlas segundo diversos temas. Cuando está pronta esta clasificación temática, creo las galerías en el archivo del sitio mismo. Signen algunos procesamientos por lotes de complexidad variable para optimizar el tamaño del sitio (cambiar títulos, definir enlaces, etc.). Una galería de 50 fotos, por ejemplo, se compone de las 50 fotos mismas, de 50 miniaturas, 50 páginas HTML de presentación de cada foto y de una o varias páginas HTML con las miniaturas, así como unos botones de navegación.

El ámbito de la vídeo también hubieron desarrollos importantes en los últimos años. En Aquiceará solo se encuentran vídeos digitales. Es preciso decir que el montaje de un minuto de vídeo da una media de una hora de trabajo. Desde 2005 filmo en alta definición. Claro que la calidad es mucho mejor que la de cámaras de vídeo digitales más baratas, el inconveniente siendo el peso de los ficheros. Después de algunas experimentaciones, escogí el formato Flash Video (.FLV). Con relación a un fichero .AVI original, el tamaño de un fichero .FLV es 100 veces menor. Así como la calidad, naturalmente. El estado actual de la técnica todavía implica aceptar ciertos arreglos. Los vídeos HD del sitio necesitan entonces una conexión de banda ancha mínima de 700 kbps. Si su conexión es más lenta, puede ser preciso esperar un poco hasta que tenga bajado todo. Por suerte, la tecnología hace progresos constantes y es probable que se resolverán estas limitaciones técnicas en un futuro próximo.

Esta nueva versión de Aquiceara funciona en un servidor más rápido y estoy pensando en utilizar otro formato para los vídeos en el futuro. Una de las opciones posibles es el formato MPEG, que a pesar de ser mucho más pesado que el formato FLV, ofrece una calidad superior.

Sobre el autor de este sitio

Como todo Sagitario, fui atraído por viajes y el extranjero desde la infancia. En la edad de cuatro años ya había decidido de lo que quería: de adulto, sería Davy Crockett! Quien conoció la literatura infantil de esta época (nací en 1954) ya entiende de que se trata…

Por desgracia los adultos no entienden nada de los niños. Se atañan por explicarme que Davy Crockett no puede ser una ocupación. Finalmente, algún vecino inspirado hizo una sugestión más seria: enseñaría el inglés.

Justamente, las primeras palabras de este idioma las aprendí con una Inglesa jubilada vecina de mis abuelos. Por otro lado, mi padre había pasado un año en el ejército en Alemania y me hizo otro regalo: “Wieviel Uhr ist es?”, “Auf Wiedersehen” y “bitte schön, danke schön”… Todo eso era deliciosamente exótico. De cualquier manera, Davy Crockett o no, profesor de inglés o no, quería conocer Inglaterra. Es así que los días de lluvia pasé muchas tardes dibujando el mapa de Inglaterra que se encontraba en un antiguo libro de geografía. ¿El mejor día de mi infancia? Ya lo adivinó: la primera lección de inglés en la escuela…

Bueno, mi futuro estaba claro. Por desgracia había olvidado un problema: el servicio militar, que todavía era obligatorio en los años 70. ¡Doce meses perdidos! En juño de 1974 la situación era seria: recibí una “invitación” a entrar en el ejército el día 1° de agosto. Estaba desesperado. Por suerte, en julio el nuevo presidente de la república bajo la mayoría de edad a 18 años. Podía pedir un pasaporte y escapar al servicio militar. Sería considerado como desertor y no podría volver a Francia durante diez años.

Durante los años siguientes fui trabajar en diversos países de Europa del Norte, de Finlandia a Inglaterra, Dinamarca, Alemania, Bélgica y Países Bajos. Tuve ocupaciones muy diversas: tornero, DJ, recauchutador de neumáticos, embalador de cigarros, excavador, pastor, traductor de cómics, fresador, manipulador, etc. Durante este período trabajé en cerca de cuarenta empresas diferentes y adquirí una buena experiencia del mundo del trabajo en Europa, que resultó muy útil en mi ocupación presente.

Excepto Europa Occidental (eran los años 70 e inicios de los años 80), viajé a India y Nepal pasando por la Grecia, la Turquía, el Irán, el Afganistán y el Pakistán, durante la revolución en Irán y poco tiempo antes de la invasión soviética en Afganistán. En 1977 conseguí volver a Francia para ser declarado inútil para el servicio militar, como muchos jóvenes que se encontraban en la misma situación en esta época. En octubre de 1984 llegué a Fortaleza, capital del estado de Ceará, en el Nordeste de Brasil. Mi esposa Marielle llegó poco tiempo después y pasamos dos años haciendo de todo para sobrevivir con una inflación de cerca de 500%: clases de francés, traducciones de teses, consultas astrológicas…

Al volver a Francia al final de 1986 trabajamos algunos años en un camping de Fréjus, en la Costa Azul. Finalmente volvimos a nuestra región natal a inicios de los años 90. En 1988 compré mi primera computadora y me apasioné luego por la informática.

Desde que volvimos de Brasil seguimos viajando: Egipto, Australia, China, Estados Unidos, Mauritania, Israel, Turquía, México, Tailandia, Malasia…

Comencé a fotografiar en Brasil. Había comprado una antigua cámara Rolleiflex antes de salir para Fortaleza. En 1995 compré mi primera cámara digital, una Kodak DC50 (¡300.000 pixeles!), y el año siguiente una DC120 de 1,3 MP. En 2000 compré la primera cámara tipo réflex digital, de 6 megapixeles con la cual hice muchas de las fotos de Brasil de Aquiceara.com. Ahora estoy usando una de 12 megapixeles y ya estoy soñando en una de 24… el problema siendo el precio.

Bueno, a inicios de los años 90 traduje unos libros que trataban de desarrollo personal y astrología, y en 1994 me establecí como traductor independiente. Fue en esta época que descubrí Internet. En la realidad, todavía no existía la Web y se trataba sobre todo de mensajería electrónica. De cualquier manera, podía finalmente tener la ocupación ideal (es decir, traductor, no Davy Crockett): hacer traducciones en casa.

En 1996, al volver de un viaje a Mauritania, publiqué mi primer sitio, en la realidad una página HTML sencilla con texto y dos o tres fotos. Dicho “sitio” fue visto solo por tres personas, pero tuve la sensación de que había descubierto algo interesante para el futuro.

Claro que con relación a la fotografía, Internet es una excelente manera de organizar un tipo de exhibición permanente, como lo demuestra el éxito de sitios como Picasa. El tiempo en el que se sacaba las fotos de un álbum una vez por año para mostrarlas hace parte del pasado. Hoy tenemos la posibilidad de verlas confortablemente en la pantalla de la computadora o de la TV. Además, la calidad de las fotos digitales alcanzó un alto nivel en pocos años. También se puede compartirlas por el teléfono o mensajería instantánea.

El primer día de nuestra estancia en Brasil en noviembre de 2004 fue una catástrofe: quebré mi cámara fotográfica. Por suerte, Marielle acababa de comprar una Nikon y podía hacer las fotos de la peregrinación de Padre Cícero en Juazeiro do Norte, que era el principal motivo de este viaje. Este incidente me dio la oportunidad de iniciarme al vídeo. Tenía una cámara de vídeo digital desde 1997 pero la había usada muy poco y nunca había tentado lo más importante, es decir el montaje. Esto lo hice al volver a Francia y me gustó luego. Ahora, esto significaba que a partir de la fecha cada viaje implicaría un dilema: ¿foto o vídeo? ¿O ambos?

Para concluir, es preciso añadir que la fotografía y la video no son sino un hobby. Mi verdadera pasión – y ocupación – son las lenguas y la traducción. Y los viajes, claro. En el sitio Aquiceara.com no encontrará necesariamente fotografías hermosísimas y aún menos videos pasmosos. Me esfuerzo más bien por restituir situaciones y ambientes cotidianos. Cuando visitamos un país, todo lo que vemos no está siempre perfecto. Tampoco no vivimos al ritmo de alguna serie de TV americana con explosiones cada minuto. Se pasa mucho tiempo esperando en estaciones o aeropuertos, mirando a la gente sentado en terraza de un bar… Lo feo, lo mediocre, lo trivial y el aburrimiento también hacen parte de la realidad. Además es justamente esto que da más relieve a lo hermoso, no?

Fotos y vídeos de Brasil
Fotos y vídeos de China
Fotos y vídeos de Malasia
Fotos y vídeos de Tailandia
Fotos de México
Fotos de Taiwan
Fotos y vídeos del mundo
Coches antiguos